La Memoria activa y sus causas

Como describimos en una entrada anterior (Breves notas características sobre la memoria), la memoria activa es una memoria de escasa capacidad y breve duración. También se utiliza la expresión de memoria de corto plazo o de trabajo. Se trata de una especie de almacén temporal para la información. Es el recuerdo, por ejemplo, de un número de teléfono, recuerdo cuya duración es de unos pocos segundos o minutos, pero sólo en tanto no continuemos pensando en él.

La memoria a corto plazo podría obedecer a una potenciación sináptica que facilitara la conducción sináptica. Por ejemplo, la acumulación de grandes cantidades de iones calcio en las terminaciones presinápticas. Cuando un conjunto de impulsos pasa por una terminal presináptica, la cantidad de iones calcio que penetran en dicha terminal aumenta con cada sucesivo potencial de acción. Si la cantidad de iones calcio excede la que puede absorber las mitocondrias y el retículo endoplasmático, el exceso de calcio causa una liberación presináptica prolongada de la sustancia transmisora en la sinapsis. Esto podría constituir un mecanismo de la memoría a corto plazo.

Otra posible explicación de la memoria a corto plazo es la facilitación o la inhibición presináptica. Ambas tienen lugar en sinapsis que se asientan sobre terminaciones presinápticas, no sobre la neurona siguiente. Los neurotransmisores segregados en estas terminaciones podrían producir una facilitación o una inhibición prolongada, que, en función del tipo de transmisor secretado, podría durar desde unos segundos hasta varios minutos.

Por último, las señales nerviosas que viajen una y otra vez a lo largo de una huella de la memoria temporal dan lugar a una actividad neural continua. En opinión de algunos fisiólogos, esta actividad continua origina la memoria a corto plazo. Se produce un circuito de neuronas reverberantes. En estos casos, una neurona está conectada con otras muchas, al tiempo que recibe estímulos de sinapsis situadas en sus dendritas y en el soma o cuerpo neuronal. De esta forma, se podría formar un bucle donde las neuronas se excitan entre sí, sin necesidad de un cambio en la célula. Se trataría de un primer proceso de almacenamiento y retención de información a nivel neuronal. Cada acontecimiento relevante para el organismo se mantiene como un flujo de actividad dentro de un bucle neuronal.

En cierto modo, subyace la consideración de una población de neuronas, representable como una constelación de estímulos, que es reactivada cuando un elemento o una parte de la constelación es activado. Esta activación es un fenómeno asociativo. Y, la asociación resulta de la coincidencia temporal o de la contigüidad de los estímulos. La coincidencia facilita ciertas conexiones y procesos dentro de la población celular, de tal manera que cuando uno de los estímulos es encontrado de nuevo, la población total se reactiva.

Este último extremo, podría conducirnos fácilmente a la memoria intermedia, la cual será objeto de una nueva entrada.

 

Hasta luego y buena suerte.

_____

Fuente:

  • Texto: Guyton and Hall Textbook of Medical Physiology, Elsevier.
  • Imágenes: Microsoft y Guyton and Hall Textbook of Medical Physiology, Elsevier.
Anuncios